+52 (33).38.17.05.62

GOTA

Enfermedad de los reyes

En la antigüedad solo la gente de la nobleza podía comer carne y tomar cerveza; por lo que se decía que si presentaban dolor o inflamación de las articulaciones, se debía a la elevación de ácido úrico (AU). En la actualidad sabemos que influyen otras variables para esta alteración.  


 

 

El primer punto a considerar, es que no es lo mismo elevación de ácido úrico (hiperuricemia) a la gota (ocasionado por depósitos de cristales de ácido úrico en las articulaciones).


 

Cristales

La hiperuricemia se puede originar por alteración del endotelio (cobertura interna) de los vasos sanguíneos (arterias), esto se observa en personas con obesidad, hipertensión arterial, diabetes o con colesterol elevado.


Por otro lado, en la gota siempre existe elevación de AU en la sangre durante mucho tiempo (años).

Podagra

Esta elevación de AU ocasiona que se precipiten en forma de cristales (cristales de urato mono´sodico) y que se depositan en las articulaciones, principalmente en el dedo gordo del pie, causando un ataque agudo de gota.


Con el tiempo los ataques agudos de gota se hacen más frecuentes y llegan a afectar otras articulaciones (rodillas, tobillos, muñecas, codos) además de producir lesiones nodulares (denominadas como tofos) de localización predominante en codos.


Cuando existe incremento del AU y presencia de gota, es indispensable saber cuál es la causa que lo origino; en el abordaje diagnóstico es imprescindible distinguir si el incremento de AU es por aumento en su producción o disminución de la excreción.


  

Por aumento se entiende todo aquello que pueda elevar AU, por ejemplo la ingesta de alcohol de forma persistente en cantidades abundantes, sobre todo cerveza (que contiene guanosina y se convierte en AU), por algun otro padecimiento o enfermedad como afección tiroidea o por sustancias exógenas.


Existen fármacos o alimentos relacionados con ataque agudo de gota que aumentan los niveles de AU en la sangre; ejemplos de estos son los mariscos y las vísceras.


 

La disminución de la eliminación se llega a presentar cuando existe afección de los riñones, ya sea como complicación de una enfermedad crónica como diabetes, por una afección primaria de riñon (nefropatía renal) o por una alteración de los tubulos renales (lugar donde se absorbe y elimina el AU).

 


El tratamiento inicial para un ataque agudo de gota es mediante algún anti-inflamatorio no esteroideo (diclofenaco, sulindaco, indometacina, etc.), sin embargo se debe tener precaución en aquellas personas de edad avanzada o con riesgo de complicaciones (sangrado de tubo digestivo o insuficiencia renal).


Durante mucho tiempo se ha utilizado la colchicina para mitigar los ataques agudos de gota, sin embargo los efectos secundarios y la dosificación elevada a ocasionado un decremento en su uso.


Aquellos pacientes con ataques repetidos de gota o con niveles elevados de ácido úrico en sangre o con presencia de tofos, deben de ser evaluados para recibir medicamentos para la reducción de ácido úrico en la sangre. El fármaco que con mayor frecuencia se utiliza para este fin es el alopurinol el cual disminuye la producción de ácido úrico sérico.


Escrito por: Dr. José Dionisio Castillo Ortiz