+52 (33).38.17.05.62

Paciente de 37 años con artritis

Hola, mi nombre Erika Lucía González Gómez, mi enfermedad comenzó a los 35 años. Soy madre de dos hijos y esta enfermedad era desconocida para mi.

 

Antes de que me diagnosticaran mi enfermedad, batallé con mi doctor familiar pues el me dijo que yo estaba bien y no veía ningún problema en mi. Después opté por la opción de ir con un quiropráctico lo cual sólo me ocasiono mas dolor. Fui de nuevo con mi doctor familiar y le pedí me mandará hacer exámenes de sangre por que estuve empeorando no sólo eran las rodillas y los pies, en ese momento se agrego la afección de manos, caderas, hombros y quijada, además me sentía cansada durante el día e irritable.

 

El día que llegué con un médico especialista (ortopedista o traumatologo) me revisó y en ese momento yo estaba con mejor movilidad, me hizo preguntas y el concluyo en que yo estaba bien así que seguí mi vida "normal".

 

Hasta que acudí con un médico reumatólogo que me solicito bastantes estudios, me hizo una serie de preguntas y por fin se concluyo el diagnostico de Artritis Reumatoide.

 

Esta enfermedad es increíble en la forma en cómo me limitaba en la vida diaria, perjudicándome en todos los sentidos; "es triste no valerse por ti mismo y depender todo el tiempo de otras personas y objetos", por ejemplo, no poderme peinar, abrocharme un botón, caminar, etc.

 

No podía desarrollar mi trabajo de forma adecuada, gracias a mi amiga que estuvo ahí para ayudarme pero realmente sólo era mi presencia, ella me ayudaba a hacer mi trabajo; pues mis jefes no comprendían el dolor que ocasionaba cada movimiento tan simple.

 

El hecho de ver a mi hija y no poderla peinar y así muchas reflexiones de las cuales ahora valoró y que antes no me daba cuenta de lo grande que es tener movilidad y ser independientes.

 

Desde el día en que el reumatólogo (Dr. Ramos) me diagnostico, me inicio tratamiento y me aseguro que yo iba a tener una vida normal y mejor que antes de tener la enfermedad, en verdad lo dudé y al día de hoy estoy aquí, sin manifestaciones de la enfermedad, puedo realizar mis actividades diarias y de trabajo; "El cumplió".